¿Cuál es la temperatura ideal para el café?

¿Cuál es la temperatura ideal para el café?

Contrario a la creencia popular, una taza de café lo suficientemente caliente como para quemar tus papilas gustativas no es apta para beber. Preparar el café a tan alta temperatura puede, entre otras cosas, alterar su sabor de forma negativa y hasta quemarlo.

Entonces, ¿cuál es la temperatura ideal para el café? En esta nota te contaremos todo sobre ello, para que puedas experimentar los sabores del café en todas sus facetas.

Lo primero que debes saber es que la temperatura de preparación es diferente a la temperatura del servicio del café. Es decir, mientras el café puede consumirse en un amplio rango de temperaturas, el rango para elaborarlo es relativamente estrecho (91-96°C).

Temperatura del agua

El agua que se utiliza en el proceso de preparación debe estar dentro de la temperatura ideal, entre 91ºC y 96ºC. Cuanto más cerca esté de esta última cifra, mejor.

Nunca se debe usar agua hirviendo para preparar un café, ya que su alta temperatura de 100°C quemaría la infusión, dándole un sabor extraño y no
deseado. Por el contrario el agua a menos de 91°C no se extraerá correctamente todos los sabores y aromas del café.

Temperaturas del servicio

Hay una gran variedad de temperaturas de servicios de café. Estas varían, mayormente, por las preferencias personales de los clientes, ya que, dependiendo de la temperatura, los sabores tienen la capacidad de modificarse (ya sea para bien o para mal).

Beber por encima de 68°C

El sabor quemado no es lo único que resulta de una temperatura alta. Éstas pueden sofocar el sabor y enmascarar los delicados matices de una buena taza de café. Por esto, temperaturas un poco más bajas son mejores para los cafés de mayor calidad.

Beber por debajo de 68°C

Aunque 68°C podría parecer una temperatura bastante baja para servir el café, hay incluso personas que sugieren que es demasiado alta. Para algunos, 49-60°C es el rango ideal para tomar una taza del mejor café, puesto que argumentan que es difícil probar los sabores sutiles de la bebida a temperaturas superiores. Asimismo, sugieren que solo a esta baja temperatura florecen las notas de dulzura y de acidez.

Beber por debajo de 49°C

Cuando el café está por debajo de los 49°C, muchas personas intentan recalentarlo, pero no es recomendable hacerlo puesto que podría cambiar totalmente el perfil de la bebida y agregarle más amargura. En cambio, puedes beberlo y disfrutar de una taza fresca llena de sabores explosivos, exhibiendo una mayor dulzura y acidez.

De hecho, algunos expertos sugieren que esta temperatura es ideal para la degustación del café. Pero, si no puedes soportar la idea del café tibio, puedes probarlo con hielo una vez que se haya enfriado.

Entonces, ¿cuál es la temperatura ideal para el café?

Tal vez, lo único que se puede deducir de todo esto es que, siempre que el café no esté tibio ni caliente, la temperatura del servicio adecuado dependerá de las preferencias de los clientes. Sin embargo, a pesar de esta respuesta ambigua, existen algunos signos direccionales para ayudar a encontrar la temperatura perfecta.

Si prefieres una taza de café redondeada, dulce y amarga, será mejor que te quedes dentro del rango de 68-79°C. Si, por el contrario, disfrutas una taza más brillante, más nítida y más ácida, entonces apunta dentro del rango de 49-60°C. Pero, si te preocupa más la sensación del calor antes que el sabor, entonces una taza dentro del rango de 82-85°C sería lo mejor para ti (aunque no sea muy recomendada por los expertos en el área).

Si bien los elementos involucrados en hacer esta oscura infusión perfecta son limitados, sus opciones son infinitas. Cuando se trata de la temperatura de elaboración, es importante que te mantengas en el rango (aunque existen muy pocas excepciones a la regla).

Experimenta qué tan caliente quieres tu brebaje, teniendo en cuenta qué experiencias deseas enfatizar. Recuerda, también, los ingredientes extras que le vas a agregar (leche, azúcar, crema, entre otros), ya que estos tendrán un impacto enorme sobre qué tan caliente o frío sea el resultado final.

¡Compartí esta publicación con todos!